La enfermedad como símbolo

señal caida objetos 2Existe la creencia generalizada de que las enfermedades se producen por causas ajenas a uno mismo. Se piensa, por ejemplo, en la genética: “Como mi padre también tuvo esta enfermedad…” o en la mala suerte: “Vaya, me ha tocado”. Se acepta que la enfermedad le cae a uno del cielo, vamos, que aparece en nuestras vidas como aquel que llega a una fiesta sin estar invitado. Por supuesto que hay enfermedades provocadas por causas externas: accidentes, intoxicaciones, etc., pero estas en realidad son muy pocas en proporción. Casi todas las enfermedades tienen una causa interna, es decir, están condicionadas psíquicamente. Por eso es vital examinar el aspecto psíquico a la hora de hacer un diagnóstico correcto y concretar la terapia adecuada para cada enfermedad. La Psicología Profunda posee las herramientas para mirar en el interior del ser humano y comprobar la causa de las enfermedades condicionadas psíquicamente. Además puede ayudar a los enfermos a corregir con precisión los aspectos psíquicos que provocan dicha enfermedad.

La manera que tenemos de contemplar la salud y la enfermedad debe cambiar radicalmente. Normalmente cuando empezamos a sufrir los molestos síntomas de una enfermedad, lo que queremos es que desaparezcan rápidamente. Vamos al médico para que nos dé remedios que nos permitan estar como antes.
Pills and a medication bottle No nos importa tanto la razón o el origen de nuestras enfermedades, sino deshacernos de  trastornos lo antes posible y cuando lo conseguimos, nos consideramos curados. Este es también el enfoque de la medicina convencional a la que acude la mayoría de las personas. Sin embargo, deberíamos querer curar nuestras enfermedades y no sólo hacer que desaparezcan las molestias. Porque si una enfermedad no se remedia desde la raíz, las molestias volverán a aparecer o surgirán de otra manera hasta que haya daños orgánicos permanentes.

Si vemos las definiciones más extendidas de salud y enfermedad nos haremos una idea al respecto. La definición de salud que aparece en el diccionario de la Real Academia de la lengua es: “Salud es el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones”. En muchos diccionarios clínicos definen la salud como la ausencia de trastornos o enfermedades. Y la definición de enfermedad en el diccionario de la R.A.E. es: “La enfermedad es la alteración más o menos grave de la salud”. Es decir, normalmente se define la salud como falta de enfermedad y la enfermedad como falta de salud. Esto es decir muy poco y expresa la falta de entendimiento que rige hoy día sobre este asunto. Además, la salud y la enfermedad se entienden generalmente como una percepción subjetiva de bienestar o falta de él.

Estetoscopio Sin embargo, la medicina académica sólo trata síntomas objetivos que se puedan medir y comprobar. Por eso, muchas personas que acuden al médico porque se sienten mal no encuentran solución a su problema. Si el médico no es capaz de asignar una causa visible al trastorno o a la enfermedad suele decir: “Las pruebas no dan resultado. Seguro que se trata de algo psíquico” y mandan a la persona a su casa. De esta forma lo que se sobreentiende es que la enfermedad o trastorno es imaginario y las personas que lo sufren se van frustradas y con la sensación de no ser entendidos. ¡Claro que el sufrimiento y las molestias pueden existir sin que se haya una causa exterior visible!, porque normalmente la enfermedad aparece primero en la psique y sólo después repercute en el exterior. El médico académico sólo puede diagnosticar una enfermedad cuando existen síntomas exteriores. El psicólogo profundo, por el contrario, puede comprobar el estado psíquico de una persona con ayuda de un dibujo del inconsciente y reconocer el trastorno o el sufrimiento en la psique antes de que la enfermedad afecte al organismo exterior.

Voy a explicar ahora la verdadera esencia de la salud y la enfermedad. La salud consiste en que el ser humano se desarrolle en su vida de acuerdo con su esencia y naturaleza, lo que C. G. Jung llamó el arquetipo, que haya integridad y que las cuatro capas del hombre: cuerpo, organismo, alma y espíritu funcionen bien y en armonía entre sí. La salud subjetiva es el bienestar con el que el ser humano se siente capaz de afrontar las exigencias de la vida.

la-enfermedad-como-simboloLa esencia de la enfermedad consiste en el esfuerzo que hace el organismo para restablecer la salud. La enfermedad está al servicio de la salud y es la adversaria de la muerte. El organismo busca eliminar las perturbaciones que amenacen la vida o el desarrollo del ser humano haciendo un esfuerzo extraordinario. Esto funciona de la siguiente manera: tratar de eliminar la perturbación hace que aumente la actividad en la zona afectada y esto se exterioriza en forma de los síntomas de la enfermedad. Por otra parte se reduce la actividad en otras zonas lo que supone un debilitamiento general con el fin de disponer de suficiente energía para la curación. El sentido de la enfermedad es la curación.

La enfermedad nos avisa de que algo va mal en nuestras vidas y que debemos cambiarlo, nos avisa de que vamos por un camino equivocado que puede llevarnos incluso a la muerte. La enfermedad es el esfuerzo del organismo por recuperar el equilibrio. La enfermedad bien enfocada nos ayuda a orientarnos, nos da la oportunidad de replantearnos las prioridades en nuestra vida, de darnos cuenta de qué es realmente importante y de ese modo alcanzar la felicidad.

Gota en aguaConozco a varias personas que al serles diagnosticada una enfermedad muy grave han cambiado su actitud básica ante la vida. En especial recuerdo el caso de una mujer, alto ejecutivo de una gran multinacional, que había sacrificado muchas cosas en su vida por su afán de sobresalir en su profesión. Cuando consiguió la posición que  deseaba le diagnosticaron un cáncer muy agresivo y le dijeron que le quedaba poco tiempo de vida. Esta mujer sufrió una crisis tan grave que cambió su modo de ver la vida, dejó su trabajo y se dedicó a lo que siempre había deseado. No murió, de hecho todavía sigue viva, como un ejemplo de tenacidad y superación personal. La enfermedad es la adversaria de la muerte.

El proceso de curación interior comienza con la toma de conciencia del problema psíquico de base y con la decisión de solucionarlo. Para esto es muy importante el reconocimiento simbólico. Si interpretamos el síntoma de la enfermedad como símbolo, tendremos una pista importante de la causa de la enfermedad y de cómo curarla. Si la persona soluciona el problema en su interior, pueden desaparecer los síntomas exteriores. Para ello tiene que elaborar en la terapia los problemas que le hacen estar estancado en su desarrollo, o bien corregir algo que se ha desarrollado mal.

Cuando el ser humano en la psicoterapia elabora sus complejos negativos, cura sus sensaciones heridas, abandona sus ilusiones y corrige sus falsas identificaciones, está trabajando en su salud.

© Francisco Llorente 2013

3 Comentarios

  1. Interesante artículo, me ha gustado bastante y creo que en él se dicen bastantes cosas que viene muy bien recordar en momentos en los que vemos que nuestra salud se debilita.
    ¡Enhorabuena!

    1. Muy buen resumen. Por desgracia el enfoque de la medicina académica dista mucho del modelo holístico que describes. Aunque también hay que decir que se percibe una tendencia cada vez más fuerte que apunta en esa dirección. Enhorabuena por la nueva página web.

No se admiten más comentarios.